Cae millonario cargamento de oro sospechoso con destino a Suiza

LA CAÍDA. Sunat intervino casi 100 kilos de oro a la compañía Minerales del Sur, con sedes en Puno y Madre de Dios. Dueño de exportadora tiene antecedentes por contrabando de mineral desde los 90 y cambió su identidad después del 2000. Entre sus proveedores de oro aparecen investigados por lavado de la minería ilegal, traficantes de dinero y presuntos testaferros sin capacidad económica. Carga debía llegar a una de las mayores refinerías del mundo: Metalor Technologies.

Rinconada. La empresa Minerales del Sur tiene entre sus ámbitos de intervención La Rinconada, donde opera la minería ilegal.bajo sospecha. Francisco Quintano Méndez, dueño de Minersur. Su nombre original hasta el año 2000 era Francisco Quispe Mamani.

Una de las refinadoras de oro más poderosas del mundo, Metalor Technologies de Suiza, socia del London Bullion Market Association (LBMA), que fija el precio global del metal y la mayor compradora de mineral en Perú, fue mencionada en una indagación de Aduanas de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) contra su mayor proveedor nacional: Minerales del Sur de Puno, que le ha despachado más de 100 toneladas de oro entre el 2000 y 2017.

Ojo-Publico.com conoció que Aduanas de la Sunat, tras informar a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y a la Procuraduría de Lavado de Activos sobre los presuntos nexos de Minerales del Sur (Minersur) con la adquisición de metal de origen sospechoso, le inmovilizó el último martes una carga de casi 100 kilos de oro que iba a enviar a Suiza. Dicha compañía tiene sucursales registradas en las localidades de La Rinconada (Puno) y Huepetuhe (Madre de Dios), importantes centros de la minería ilegal en el país.

La investigación también identificó que Minersur recibió millonarios depósitos bancarios desde Suiza, convirtiéndose así en la cuarta mayor exportadoras del país solo después de Yanacocha, Barrick y Buenaventura. Sin embargo, parte de los proveedores de Minersur en la última década tiene indagaciones por lavado de la minería ilegal y crimen organizado o parecen ser testaferros de terceras personas ya que no tienen experiencia en el rubro, sus empresas están de baja o ni siquiera poseen concesiones mineras.

Aduanas de la Sunat también concluyó que Minersur, creada en 1997 en Puno, tiene como dueño y accionista principal a un personaje identificado actualmente como Francisco Quintano Méndez (61). Ojo-Publico.com profundizó en los antecedentes de este personaje y descubrió que su nombre original es Francisco Quispe Mamani, identidad que cambió después del año 2000, casi en la misma época en que las autoridades lo tenían bajo sospecha por presuntos negocios relacionados con el contrabando del oro junto a la empresa Minersur.

La investigación, además, estableció que el propietario de Minersur, quien posee concesiones de oro en Huepetuhe, tiene diferentes propiedades en Lima y Puno adquiridas gracias al millonario negocio aurífero. Por estos indicios, y basados en la experiencia del caso del exportador peruano Pedro Pérez Miranda ‘Peter Ferrari’ y su compradora, la refinería Northern Texas Refinery (NTR) de EEUU se decidió inmovilizar la carga sospechosa destinada a Metalor.

Una de las sorpresas que surgió antes de la confiscación de los casi 100 kilos de oro fue que Minersur había sido autorizada en concurso público para comprar mineral en Puno. La decisión fue tomada en el 2014 y ratificada en enero último por Activos Mineros, una empresa estatal de derecho privado que tiene como titular del directorio al actual viceministro de Energía y Minas, Ricardo Labó, y que está bajo la tutela del Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe).

Ojo-Publico.com reveló los primeros hallazgos contra Minersur en el 2015, en su calidad de cuestionado proveedor de Metalor a raíz de las indagaciones que el Ministerio Público y la Sunat realizaron en 1999 contra un grupo dedicado al contrabando del oro y a la comisión de delitos tributarios. Entonces se determinó que Minersur tenía toda la apariencia de ser una empresa de fachada de actividades ilegales.

 

SOMBRAS DEL PASADO

 

La historia empezó en 1999, cuando una investigación de la Sunatenviada a la Fiscalía concluyó que la compañía Engelhard Corporation de EEUU recibió toneladas de oro de una red organizada de proveedores peruanos, entre los que figuraban empresas de reciente creación y escaso capital, así como acopiadores que eran desconocidos, ya que realizaban sus operaciones de compra y venta casi en el anonimato y en zonas de minería ilegal como Puno y Madre de Dios.

En el expediente del caso, Ojo-Publico.com descubrió que Minersur fue incluida junto a compañías y personajes que una década después se convertirían en los mayores abastecedores de oro ilegal, entre ellos, Pedro Pérez Miranda, ‘Peter Ferrari’, con antecedentes por narcotráfico; hoy en prisión por lavado de dinero y considerado por EEUU como uno de los mayores traficantes de oro del país.

También Jorge Zavaleta Vargas, exportador de oro a Suiza y luego condenado a cuatro años de prisión por sus negocios ilícitos en la venta de mineral; Arturo Ortiz, de Oro Fino, acopiadora que operaba en Tambopata; y compradores allegados a Gregoria Casas ‘Goya’, sindicada como una de las depredadoras de los bosques de Huepetuhe.

En esa época, la Sunat concluyó que “Los denunciados [se menciona a Minersur]… han creado una compleja estructura de comercialización [de oro], conformando grupos de empresas para realizar compras a supuestos proveedores y obtener [beneficios tributarios]. También verificó que el mineral, materia de dichas operaciones ficticias de compra y venta, procede de la producción informal o de contrabando [que acababa en la empresa Engelhard]”.

La acusación identificó que Minersur, que hoy exporta toneladas de oro a Suiza, fue fundada en 1997 por dos jóvenes: los hermanos Simiona y Urbano Quispe Mamani, naturales de Puno de 22 y 21 años, respectivamente; y por otras dos personas también de la misma localidad.

La denuncia estableció que Minersur y sus dueños de entonces eran usados como fachada para evitar que las autoridades identifiquen al propietario real detrás de la exportadora ya que ellos desconocían el manejo administrativo de la misma, así como la identidad de sus acopiadores de oro en última instancia.

En el 2003, en otras pesquisas realizadas por la Sunat, derivadas del mismo caso, también se identificó a Francisco Quispe Mamani, hermano mayor de los antes citados, y dedicado al negocio de la extracción y compra y venta de mineral, como otro de los proveedores del oro sospechoso que a fines de los 90 acababa en poder de Engelhard.

En la indagación contra Francisco Quispe Mamani, la Sunat concluyó que “el oro fue extraído de los lavaderos por… trabajadores informales que vendían [el producto] a los acopiadores [de las empresas que después despachaban el mineral a Engelhard], quienes a su vez recibían el dinero a través de depósitos bancarios o entregas de dinero en efectivo”.

Para entonces, fines de los 90 y durante los primeros años del 2000, Minersur, sus accionistas, Urbano y Simiona Quispe Mamani; su gerente Néstor Yanapa Condori y el hermano mayor de los primeros, Francisco Quispe Mamani, tenían distintas referencias en el sistema de la Sunat y en la fiscalía a raíz de sus nexos con el mayor caso de defraudación fiscal y contrabando de oro en la historia del Perú.

Coincidentemente, en esa misma época, Francisco Quispe Mamani (entonces con más de 40 años) cambió sus apellidos por Quintano Méndez y adoptó una nueva identidad ante las autoridades. Con este cambió, ya en el 2006, emergió como el nuevo dueño de Minersur y se convirtió en propietario de la que actualmente es la cuarta mayor exportadora de oro del Perú.

 

METALOR, LA COMPRADORA

 

La única compradora del metal de Minersur es la refinería Metalor, cuya creación se remonta a fines del siglo XIX en Suiza. Entre el 2012 y el 2017, esta compañía adquirió más de 255 toneladas de mineral en el Perú por un valor de exportación de US$ 5.700 millones. Del total, esta compañía compró unas 60 toneladas a un grupo de proveedores que operan en la Amazonía y el Altiplano sur del Perú.

Metalor –comprada por el holding japonés del rubro Tanaka Kikinzoku el 2016– adquiere más oro peruano que otros gigantes del negocio como Valcambi, MKS Finance y S&P Trading (Suiza), Kaloti, NTR, Republic Metals Corporation (EEUU) e Italpreziosi (Italia).

Desde el 2000, Metalor tiene como uno de sus mayores proveedores a Minersur, quien la ha enviado por vía aérea más de 100 toneladas de oro en este lapso. Sin embargo, no ha sido su único acopiador con antecedentes sospechosos. Otros fueron Sociedad Minera La Rinconada y Titán Contratistas Generales (Puno) y As Perú & CÍA y E & M Company (Madre de Dios), entre otras, investigadas por lavado de metal de origen sospechoso, minería ilegal e incautaciones de dinero en efectivo.

Entre el 2012 y 2014, Metalor dejó de comprarle a las cuatro compañías citadas, luego de que el autor de este reportaje revelara los nexos de estas proveedoras con compras de oro sospechoso en Madre de Dios y Puno. Pese a las evidencias, la refinería insiste en mantenerse como cliente de Minersur, comprometiendo la legalidad del mineral que lleva a Suiza.❧

Lea más en Ojo-Publico.com.

 

Destrucción y oro en Huepetuhe

 

– En la actualidad, Quintano Méndez, además de exportar oro a Suiza, posee a su nombre, o de sus empresas, Minersur y Forestación y Minería Constructores (Fominco) de Madre de Dios, las concesiones Emaqusa 1 (1.000 hectáreas), Jeanne Linda XI (200 has), Productores 1 (100 has) y Cesaria II (100 has), todas ubicadas en Huepetuhe, donde los trabajos de minería a gran escala destruyeron bosques, removieron toneladas de tierra y contaminaron los ríos con mercurio.

 

Según los mapas satelitales y expedientes del Sistema Geológico y Catastral Minero del Perú, las cuatro concesiones vinculadas a Quintano Méndez tienen una extensión total de 1.400 hectáreas en una región arrasada por la actividad minera cercanas a la Reserva Comunal indígena Amarakaeri y a su zona de amortiguamiento. Este es uno de los territorios más protegidos del país por su variedad de ecosistemas y porque da refugio a un enorme número de especies de flora y fauna.

Su concesión principal, Emaqusa 1, una de las más grandes de Huepetuhe, está a pocos kilómetros de la reserva Amarakaeri y su zona de amortiguamiento. Otra de sus concesiones, Cesaria II, está superpuesta sobre dicha zona de amortiguamiento.

El 2013, mientras el Estado libraba una lucha frontal contra la minería ilegal en Madre de Dios y Puno, Quintano Méndez pidió al Servicio Forestal y de Fauna Silvestre autorización para el desbosque de 53 hectáreas dentro de Emaqusa 1, con el fin de extraer oro.

El 2016, Serfor rechazó el pedido porque no reunía los requisitos de certificación ambiental necesarios. Sin embargo, esto no impidió que Quintano Méndez extrajera metal de otra de sus concesiones, Jeanne Linda XI. De este lugar, ha obtenido 94 kilos de oro: 21 kilos en el 2016 y 73 en el 2017, según su propia declaración ante el Ministerio de Energía y Minas.

Al cierre de edición, llamamos a los teléfonos registrados a nombre de Francisco Quintano y por Minersur, pero ninguno estaba activo. En tanto, Metalor hace pocos días publicó un comunicado en el que defiende la legalidad del oro que le compraban a Minersur.

 

Deja un comentario